Noticias Destacadas
Inicio / Deportes / El Madrid, ahogado en su impotencia

El Madrid, ahogado en su impotencia

Jesús Sánchez

En una de sus noches más decepcionantes de la temporada, el Madrid no aprovechó el tropezón del líder y fue incapaz de vencer al deprimido Athletic, un equipo menor hoy por hoy, angustiado por la clasificación y por el mazazo de la Copa ante el Formentera. El equipo que había ganado 13 partidos consecutivos fuera de casa se encalló en Girona. Desde entonces, sólo dos puntos de seis en sus viajes, dos empates sin goles (Wanda Metropolitano y San Mamés) que le dejan con su particular singladura hacia la nada. Ni rastro del buen fútbol del equipo de Cardiff, que se asomó por Bilbao para confirmar que da igual quien juegue, que sus problemas no se solucionan. El empate, que sabe bien para el Athletic, huele fatal para el Madrid, devaluado partido a partido, sin recursos, como si hubiera dimitido de la Liga incluso en los días más propicios.

El inicio fue tan alentador como engañoso para los blancos. El monólogo del Madrid en el inicio fue degenerando poco a poco en una sucesión de pases entre jugadores ciertamente perezosos que necesitan la pelota en el pie y que apenas se mueven. Las taras del equipo de Zidane no sólo pasan por su munición de fogueo, por los goles que en otros tiempos marcaban casi de la nada Benzema y Cristiano, otra vez fallones en el primer tiempo. El francés la mandó al palo en el minuto 7 para abrochar el buen arranque blanco y el remate del portugués, minuto 36, desde el borde del área pequeña después de una buena maniobra ante Balenziaga ni siquiera cogió portería. Un gol tipo del Cristiano de otra época, pero Ronaldo ha dejado de ser implacable en el área, y por ahí se explican también la falta de puntos del campeón.

El Madrid de los cuatro centrocampistas, con el centro del campo santificado, garantizaba la posesión, el manejo de la pelota, pero el equipo blanco no tenía ritmo y poco a poco fue cayendo en una especie de parsimonia peligrosa que convierte sus partidos en una especie de lotería en la que puede ganar y puede perder.

El Athletic, con el ánimo erosionado tras su triste eliminación copera del miércoles, soportó el inicio mandón de los blancos y poco a poco pasó de hacer cosquillas a convertir sus rústicos ataques en serios arañazos. No está el equipo de Ziganda para grandes logros, generalmente las suyas eran aventuras poco elaboradas para que Aduriz o Raúl García se buscaran la vida. Y fueron llegando con peligro, principalmente en el juego directo, con balones al área que fueron ganando ante la incomodidad de Ramos, que acusó la máscara y su temprana tarjeta. Navas, que había hecho una parada de gran mérito a Williams, se hizo notar más que Kepa. Triste conclusión para el Madrid, dominador, pero inofensivo, falto de definición y muchas veces del último pase. Siempre se queda a medias en esta Liga el equipo de Zidane.

El Athletic arrancó mejor en el segundo tiempo. El brío no se negocia en Bilbao. Faltará el juego, pero no la fe. Volvió a aparecer Keylor para detener un disparo de Aduriz. De alguna manera, se reivindicó el portero tico, muy seguro toda la noche. El Madrid seguía con un plan que le puede llevar a la ruina: consiste en no rentabilizar su superioridad. El Athletic se fue empobreciendo a base de pérdidas de balón, de su propia incapacidad para engarzar tres pases, de su falta de fútbol. Vivió muchos ratos acogotado en su área, sobreviviendo. El Madrid aprovechaba los regalos pero para proclamar su inutilidad, para chocar contra el muro de su propia impotencia. Incapaz de generar alguna ocasión potable, negado en los últimos metros, sin delanteros y sin precisión, el equipo blanco, que perdió a Ramos tras ver su segunda amarilla por otro manotazo a Aduriz, se fue frustrando hasta acabar empequeñecido en su propia área para conceder un empate gris que no le permite subirse a la Liga.

Fuente http://www.marca.com/eventos/marcador/futbol/2017_18/la-liga/jornada_14/ath_rma/

Compruebe también

Cristiano Ronaldo conquistó su quinto Balón de Oro

El delantero portugués Cristiano Ronaldo recibió este jueves su quinto Balón de Oro en la Torre Eiffel de París, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *